moda curvy

Mamá y mercadillista

Querid@s míos:

De pronto me veo sentada nuevamente ante vosotr@s y me pongo hasta nerviosa. No sabéis cuántas veces he deseado que llegara este momento. A veces se necesita un empujón para retomar tareas que aunque nos fascinen, nos vemos obligados a dejar aparcadas temporalmente. Estos últimos meses de mi vida han estado tan llenos de cambios _tan maravillosos como duros a veces_ que he necesitado tiempo para asimilarlos. He aprendido y sigo aprendiendo cada día a ser madre, la más increíble de las aventuras que jamás había soñado emprender. Lo más bonito que me había pasado nunca. Julieta llegó a nuestras vidas un martes del mes de julio. Uno de los primeros días de calor de este raro verano madrileño que fue el del 2013. Y empezó una vida nueva para J. y para mí. De pronto éramos tres y la última personita en llegar a la familia hacía bastante ruido. Día…y noche, por supuesto. Qué noches, qué mañanas, qué días. Bendito caos. Y lo rápido que pasa. ¡Vuela! Escribo esto mientras escucho a padre e hija disfrutando del baño (no se cuál de los dos se lo pasa mejor) y me río sola recordando aquel día en el que Julieta se apareció como una pequeña bolita arrugada y enfadada encima de mi tripa.

Os iré contando poco a poco aventuras y desventuras de mi vida durante estos meses en los que he estado ausente pero hoy os cuento varias cosas:

1. ¡Vuelvo! Y lo hago con la responsabilidad de prepararos los mejores contenidos para que vosotros, yo, y las curvy girls del mundo disfrutemos y enamoremos con nuestros cuerpos serranos. Y…

2. Este mes me he estrenado en una nueva faceta, como si fueran pocas la de madre, compañera, amiga, hija, hermana, ama de casa, trabajadora y empresaria (esto os lo contaré pronto). Resulta que ahora también soy…MERCADILLISTA!!

mercadillo_tallasgrandes1

El estreno fue silencioso, a modo de ensayo y resultó un auténtico éxito. Allí estábamos el día 1 de febrero en el Mercado del Caracol (Majadahonda) J. Rebeca, Julieta y yo (sí, sólo faltaba la cabra) junto a cuatro burros y un bául llenos de trapitos de Catu, dipuestos a vivir una segunda vida lejos de armario. Fue duro deshacerme de algunos, no os voy a engañar pero el asunto era de vida o muerte, o ellos o mi hija y su ya sorpendentemente voluminoso armario. Aquí os dejo algunas fotos del puesto y la firme promesa de que la próxima vez OS AVISO CON TIEMPO! ¿Qé os parece la idea de darle una nueva vida a vuestras prendas? ¿Soléis frecuentar los mercadillos? ¿Habéis encontrado como yo auténticas joyas en ellos? ¡¡¡Contadme!!! ¡¡Feliz semana amig@s y muchas gracias por estar ahí y pedirme tantas veces que volviera!! ¡Os debo una!

mercadillo_tallasgrandes2mercadillo_tallasgrandes3mercadillo_tallasgrandes4mercadillo_tallasgrandes5mercadillo_tallasgrandes6mercadillo_tallasgrandes7mercadillo_tallasgrandes8mercadillo_tallasgrandes8Fotografía: JPT

 

 

 

Comments (4)

  • No se puede valer más que Catu!! Enhorabuena por todas las cosas buenas que te están pasando!! porque te las mereces todas y más!!! y me encanta estar cerca de tí para vivirlas con la misma alegría

    Reply
  • Ohhhhhh Que bien volver a leerte…seguro que la venta ha sido todo un éxito pena que estés tan lejos…si ha sobrado algo animate y subelo a Internet….besos preciosa

    Reply
  • Ainss!! Qué rabia!! Me hubiese gustado un montón ir. Bueno, para la próxima…

    Me parece una idea estupenda; de hecho estoy pensando desde hace tiempo en hacer lo mismo con la ropa de la niña ( te juro que hay cosas que se ha puesto sólo un par de veces…) y alguna, me da hasta vergüenza decirlo, no la ha estrenado. Bueno, guapa, mucha suerte en esta nueva etapa y muchos besos para los tres.

    Débora.

    Reply
  • Que alegría tenerte de vuelta!! No tengo palabras para decirte lo muchísimo que te he echado de menos y lo orgullosisisisisisima que estoy de ti. Besazo enorme!! Quiero nuevo post!!

    Reply

Write a comment